Quiche de albahaca y tomates balsámicos

Quiche de albahaca y tomates balsámicos

Esta es una receta apta para todos, libre de gluten (si eliges una harina sin gluten para la masa de la base) y 100% plantbased. Además el ingrediente estrella es de temporada: los maravillosos tomates de comienzos de verano.

El relleno está hecho a base de pipas de calabaza y anacardos, con un toque de albahaca fresca y espirulina (totalmente opcional pero recomendable porque nos ayuda a conseguir ese tono verdecito tan bonito).

Una opción saludable y festiva, ideal para llevar a casa de amigos y familiares y compartir con quienes más queremos. Acompáñala de una buena ensalada para una comida o cena de 10.

Ponte manos a la masa y disfruta de forma consciente del proceso de preparar esta quiche, de la sensación de la masa en tus manos, del proceso de estirarla con el rodillo, de cómo huele la albahaca en tus manos, de la cremosidad del relleno y del aroma, la jugosidad y el frescor de los tomates raff y los tomatillos cherry.

INGREDIENTES
Para la base
  • 3/4 taza de harina de espelta integral (puedes utilizar cualquier harina, también puede ser una sin gluten)
  • 1 taza y 1/2 de almendra molida o harina de almendras
  • 1 huevo de lino (para hacerlo mezcla 1 cucharada de lino molido mezclada con 3 cucharadas de agua y déjalo reposar 5 minutos)
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 6 cucharadas de agua
Para el relleno
  • un puñado de albahaca fresca
  • 1 taza de pipas de calabaza
  • 1/2 taza de anacardos
  • 3 cucharadas de levadura nutricional
  • 1 taza y 1/2 de agua
  • 1/2 cucharadita de espirulina en polvo (opcional)
  • 1/4 cucharadita de sal
Para los tomates balsámicos
  • 20 tomatitos cherry
  • 3 tomates raff
  • 2 cucharadas de sirope de agave
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de vinagre balsámico de Módena
  • una pizca de sal
PREPARACIÓN
  1. Comenzamos preparando la masa. Hacemos el huevo de lino y reservamos. En un cuenco grande, añadimos la harina y las almendras molidas, junto con la sal, y mezclamos bien. Cuando el huevo de lino esté listo, lo añadimos al cuenco junto con 4-6 cucharadas de agua. Lo mejor es ir añadiendo el agua poco a poco. Tiene que quedar una masa que no se resquebraje al manipularla pero sin humedad excesiva. Cuando la tengamos lista, enharinamos la superficie de trabajo y la extendemos con ayuda de un rodillo (si no tienes rodillo, puedes utilizar una botella o un vaso para hacerlo). Extendemos la masa hasta que quede de 1/2 cm de grosor aproximadamente. Engrasamos un molde redondo con un poco de aceite oliva y colocamos encima la masa, dándole la forma del molde (da para un molde de 30 cm de diametro). La vamos a hornear antes de añadir el relleno durante 10 minutos con el horno precalentado a 180ºC.
  2. Mientras, comenzamos a preparar la crema de relleno. Añadimos todos los ingredientes a una batidora de alta potencia y trituramos hasta conseguir una consistencia muy cremosa. Reservamos.
  3. También preparamos los tomates. Hacemos rodajas finas de los tomates raff y partimos a la mitad los cherrys. En un cuenco, mezclamos todos los ingredientes restantes para hacer la vinagreta balsámica (sirope, aceite de oliva, vinagre balsámico y sal). Reservamos.
  4. Pasados los 10 minutos sacamos del horno la base. Añadimos sobre la base la crema de albahaca que hemos preparado. Colocamos por encima los tomates en rodajas y los cherry, con la disposición que prefieramos y, por último, añadimos por encima de los tomates la vinagreta balsámica y tenemos lista la quiche para hornearla. La horneamos a 180ºC durante 30 minutos.
  5. Tras el horneado, servimos la quiche caliente o fría, al gusto, está rica de las dos formas.

Deja una respuesta