Soja: propiedades, beneficios y mitos

Soja: propiedades, beneficios y mitos

Una de las fuentes de proteína vegetal por excelencia es la soja. Una legumbre de origen asiático que cada día es más conocida en todo el mundo. 
Gracias a esta leguminosa disfrutamos de soja entera, en grano, bebida y yogur vegetal, texturizados, tofu, edamame (las vainas de la soja) y fermentados derivados como tempeh, miso o natto.

Es la legumbre más rica en proteínas. Por ejemplo, la soja texturizada cuenta con 50 gramos de proteínas por cada 100 de producto -no está mal ¿verdad?-. Además tiene un coeficiente de asimilación similar al de las proteínas de origen animal.
Rica en ácido fólico, hierro, magnesio, fósforo, calcio, manganeso, cobre y vitaminas B1 y B2.

Si quieres aprender más sobre las mejores fuentes proteicas de origen vegetal consigue ya nuestro curso de alimentación deportiva vegana. Solo disponible hasta el 14 de marzo. 

Desgraciadamente, y como suele pasar con las cosas que no conocemos demasiado, hay muchos mitos alrededor de este alimento que ponen en duda su salubridad. Quién no ha escuchado alguna vez….
¿No es la soja transgénica?” “¿es la soja un disruptor endocrino?” “Los niños no deben tomar soja”. 

A continuación vamos a ir explicando los puntos más conflictivos e intentar resolverlos (apoyándonos en información contrastada y en ciencia, claro). 

¿Es toda la soja transgénica?

No, no toda la soja es transgénica. Es cierto que los organismos modificados genéticamente (OMG) más corrientes en las especies vegetales incluyen variedades de soja, maíz, remolacha azucarera, colzas oleaginosas y algodón. Estas variedades se han modificado principalmente para ofrecer resistencia a determinadas plagas de insectos y una tolerancia a herbicidas específicos.

Afortunadamente la legislación de la Unión Europea obliga a etiquetar los transgénicos de consumo humano.
Es por este motivo que casi todos los fabricantes de este tipo de  productos en Europa no utilizan este tipo de soja, nadie quiere perjudicar su imagen de marca ¿verdad?
Así que si tu producto no especifica algo así como “este producto contiene organismos modificados genéticamente” respira tranquila. 

*Como recomendación, siempre que puedas elige soja ecológica, es otra buena manera de asegurarte que no sea transgénica. 

¿Es un disruptor endocrino?

Para empezar definamos qué es un disruptor endocrino.
Los disruptores son una serie de sustancias químicas capaces de alterar el sistema hormonal del organismo humano y generar su disfunción, lo que puede causar enfermedades.  Estas sustancias se pueden encontrar materiales, productos de higiene, aparatos electrónicos y sí, también en alimentos.

 

Pues bien, la soja contiene un grupo de sustancias antioxidantes llamadas isoflavonas que pertenecen a la familia de los fitoestrógenos. ¿Has dicho fitoestrógenos? ¿Estrógenos? ¿eso no son hormonas femeninas? 

Por partes.

Los estrógenos son, junto a la progesterona, las principales hormonas femeninas. Sustancias que a través de la sangre transportan mensajes a todos los órganos, regulan el desarrollo sexual y la función reproductiva de las mujeres.
Además estimulan el crecimiento y desarrollo de los órganos reproductivos. 

Los fitoestrógenos, aunque tienen una estructura similar a los estrógenos, no es la misma por lo que sus efectos tampoco. Como bien indica Miriam Martinez (mipedriatavegetariano):

“Los fitoestrógenos, y en concreto las isoflavonas de la soja, no son disruptores hormonales, sino moduladores de los receptores estrogénicos (…). Actúan en la mayoría de los órganos humanos desarrollando una actividad anti-estrogénica suave. (…) Gracias a este comportamiento característico los fitoestrógenos tienen efectos bastante beneficiosos en la salud humana.” 

Por lo que no es solo que no sea peligroso, es que es beneficioso:
Se ha observado que el consumo de soja ayuda a prevenir el cáncer de mama, endometrio y ovario y disminuir el riesgo de recaída.
– También tiene una acción protectora en la menopausia frente a la pérdida de masa ósea.
– Incluso una posible acción acción protectora frente a enfermedades cardiovasculares.

Los niños no deben tomar soja

No hay ninguna indicación por parte de ningún organismo de salud que relacione su consumo con efectos adversos en niños o bebés. 
De hecho hay países, mayoritariamente asiáticos, donde existe un consumo habitual de soja tanto en niños varones como hombres adultos -desde hace siglos- y no se han visto efectos perjudiciales para la salud ni de fertilidad…

Así que si te apetece y te gusta, toma soja, la recomendación se sitúa entre 1-3 raciones al día.

 

Deja una respuesta